Subiendo otro listón en la undécima semana

Tras casi tres tortuosas semanas en la décima semana de registro ya toca empezar a subir el listón como el título de esta semana indica y empezar a ejecutar ciertos Pónoi que «abran puertas» literalmente hablando.

Deberes de la semana

Como se comentaba en la anterior entrega, ya es de necesidad empezar a tratar con ciertos puntos del exterior que de otra manera, sería imposible acceder. Por ello los deberes van a girar entre tocar estos puntos y acceder a estos sitios de manera sistemática durante toda la semana:

  • Las puertas deben ser abiertas, y de momento, vamos a procurar abrirlas, pero por puntos poco frecuentados por el público. Es una trampa en realidad, pero es habilitante y más conveniente al menos que estar usando algún cachivache extraño para abrirlas. Ahora con la pandemia salieron cientos de productos orientados a evitar estos contactos físicos. Entrando en cualquier tienda online, la gente los ve como prácticos, cuando en realidad, se está generando una superstición, equivalente a la que deriva en un trastorno como mi caso, pero en personas técnicamente «sanas mentales», de manera innecesaria. En el caso particular que aquí se presenta, es fundamental cortar por lo sano y ejercitarme por partes en este Pónoi que me afecta, pero en otro grado (no tanto por miedo pandémico, sino por un miedo mágico y supersticioso como comentábamos en la intro). Por este motivo, las puertas se tocarán por diversos puntos, menos por el centro: por los bordes, por esquinas, etc. En un futuro empezaremos a trabajar el centro como procede.
  • Otro tema que se ha estado posponiendo, es evitar en supermercados comprar ciertos productos de higiene, como detergentes, lejías y geles de baño. El motivo es obvio, y en cierto grado una forma de evitación terrible de la que hay que despojarse cuanto antes.
  • Hace ya unas semanas se comentó que dada una incidencia con el telefonillo de la puerta (por cierta persona que vino y se tornó indeseable conforme a la molestia principal) se empezó a inhibir dicha reexposición hasta el punto que fuera buen momento para retomarla. Esto puede parecer baladí, pero creo que abrirá nuevas puertas para nuevos escenarios
  • Y finalmente, una vez las puertas queden abiertas, tendremos acceso a nuevas compras, como bares y bazares, los cuales fueron deberes de Pónoi no realizados en semanas anteriores.

En resumen: viene una semana bastante dura, pero que creemos que será una fuerte subida en el listón y ampliación de los motivos de la fuerza propia de voluntad.

Repaso y reflexión, a los días del 21 junio al 18 de julio

Enorme parón de nuevo.

Si bien el 22 de Junio se hizo un gran trabajo, el de ir a comprar y a comer en restaurante de comida rápida (acciones más propias de la esclavitud, pero que paradójicamente, en este escenario, resultan ser un esfuerzo duro y bastante molesto).

Los motivos son complejos. Una serie de accidentes han ido sucediéndose junto a un parón programado del 7 al 17 han hecho en gran medida, que los avances sean más bien pobres. Todos los trabajos propuestos se han ido ejecutando en diferentes días durante este mes, pero sin haber habido un registro en el Hypomnemata como debiera ser. Como planteo en la meditación, es curioso que aquellos días que registro, si se dan más avances que los que no.

Aquí el inconveniente que encontramos en este punto tiene que ver con la subida del listón que ya viene siendo necesaria en este punto: es necesario empezar a tocar esos elementos públicos, así como una serie de objetos que llevan enquistados desde el inicio de este diario de Pónoi, y tienen ya fuertemente que ver con lo que predecía y de dónde huía según relataba en el día 0, siendo en el fondo, el verdadero núcleo y origen de la principal molestia que ahora nos atañe.

Siéndose sincero, no queda nada claro como abordar este siguiente paso. Seguiremos planteando ya en una nueva semana con nuevas propuestas a partir de aquí.

Meditación de la semana

Cuanto más se revise este diario, a ser posible, de buena mañana, parece que más probabilidades existen de cumplir con los Pónoi satisfactoriamente. ¿Quién dijo que un Hypomnemata debían de ser ejecutado por en horario vespertino? Eso de reflejarse suena muy bonito en un cuento o en un vídeo motivacional, pero una herramienta como tal, debe servir para remar, no para deleitarse.

Deja un comentario