2 meses después: el tiempo pasa muy rápido

Es increíble, pero estamos ya a 18 de abril y veo que han pasado casi 2 meses desde mi última publicación. Y en mi mente, tenía el pensamiento de que como mucho, habían sucedido apenas 3 semanas. Esto significa que el proyecto se ha truncado definitivamente y que mis Pónoi se están desarrollando de una manera mucho peor de lo que había estimado.

Los motivos puede que sean varios, pero si tuviera que destacar uno, sin lugar a duda, son las distracciones y las expectativas con las que me voy formando a lo largo del tiempo. Parece ser más duro alejarse de las expectativas y centrar el tiro en lo que de verdad importa, que luego el verdadero daño que realmente infligen los trabajos y el esfuerzo que motiva a los Pónoi. A estas alturas parece que empieza a ser necesario empezar a releer los progresos realizados hasta la fecha, pero de momento voy a intentar hacer una pequeña recapitulación de lo que ha venido haciéndose hasta la fecha y qué es lo que debo empezar a plantearme ejecutar en las próximas semanas.

Recapitulando el trabajo en estos últimos dos meses

La parte buena es que no he estado parado y hasta cierto grado, algunas presiones han ido surtiendo a lo largo de este tiempo para avanzar un poco. La parte mala, es que creo que como me ha pasado históricamente, me he quedado un poco estancado y es momento de meter la palanca y volver a ejecutar un trabajo de los que remueven bastante.

  1. En el apartado compras, puedo decir que he mejorado un poquito, pero no gran cosa. En general, tener que lidiar con gente alrededor es un grado de perturbación severo, y la expectativa de que de pronto vaya a aparecer alguien, con esas características terriblemente indeseadas, ha hecho siempre, que el trabajo sea particularmente extremo. Hay mucho margen de mejora y creo que debo empezar a plantear expandir un poco mis límites y exponerme a situaciones comprometidas de manera más asidua.
  2. En cuanto a la compulsión de limpieza que engloba el trabajo, ha sido reducida drásticamente, con menos filigranas y un esfuerzo muy inferior. En parte esto estaba dentro del trabajo a ejecutar, pero como ocurre en el tema de las compras, todavía hay un margen de mejora significativo.
  3. Las zonas exteriores de la casa están siendo reconquistadas, y si bien, noto que en su día ya hice una primera exposición totalmente fracasada, ahora estoy reasentando bien las bases y es posible que en no más de 2 meses estén 100% conquistadas. Necesito sobre todo prepararme para cuando llegue la época veraniega, lo suyo sería poder entrar en una piscina pública, y esto implica sin lugar a dudas, que las zonas exteriores de mi casa estén más que conquistadas.

Expectativas para esta semana

Esta semana es la sexta del Hypomnemata, aunque en total inicie el recorrido el 9 de diciembre, lo que implica que ya llevo 4 meses y 2 semanas en ruta (¡20 semanas en total!). Esto muestra mi falta de consistencia en este tipo de proyectos.

Pero más que lamentarse por ello, mejor seguir trabajando e intentar poner las cosas en orden lo antes posible con lo previsto:

  1. En cuanto a las zonas exteriores, ya va siendo hora de empezar a pasear descalzo sobre ellas para terminar de normalizarlas
  2. También tengo que terminar de naturalizar el trato con los insectos rastreros, especialmente las cucarachas, las cuales más que una cuestión de asco, me evocan un pensamiento mágico por «el dónde viene y el qué han tocado». Pero dado que son totalmente arbitrarias y un mal necesario, toca quitarlas y limpiar de una manera más natural y establecer un entorno neutral con independencia de lo que evoquen. Como suelen decir lo que me rodean, parece que «cuando el mal es necesario, la adaptación se establece de manera más forzada«. Esto es obviamente negativo, desde la perspectiva que aquí hablamos, dado que en el fondo atiende a una adaptación hedónica, pero desde el lado aversivo: el ser humano se acostumbra tanto a lo bueno como a lo malo si no tiene más remedio que aceptarlo.
  3. Una exposición que llevo tiempo posponiendo y es retirar el polvo de la casa directamente con las manos, sin tanta triquiñuela. Asco en estado puro, pero ya va llegando también el momento de sobreponerse a los ascos.

Como mi intención era que las semanas empiecen y acabasen entre el miércoles y el jueves, sirva este mensaje como un medio de reinicializar y volver a la carga (¡espero que no se quede colgado otros dos meses por desidia!) y voy a tratar de ejecutar este poquito en estos 2 o 3 días que quedan y empezar a prepararme para un siguiente golpe mucho más fuerte al que ya prácticamente no me puedo preparar desde una perspectiva cognitiva, sino echarle voluntad y atender a la parte razonable más que a la puramente hedonista.

Día 18 de abril

En la anterior entrada, sugería que quizá sería mejor agrupar los días y contar algo más genérico: creo que fue un error. Ahora considero que va a ser mejor no agrupar, contar algo breve y escueto, aunque sean dos líneas y pensar si cabe, la posibilidad de escribir una breve meditación (si surge).

En este caso y en el presente día, he arrancado por andar descalzo por el patio y aguantar el tirón sin más dilación. Programo una exposición al día y cierro la semana en condiciones.

Día 19 de abril

No voy a engañarme: lo que más me duele casi siempre, de manera casi incondicional es salir a la calle a hacer cosas que incluso ya ejecuté en el pasado con dolor. La llamada «reexposición» en este sentido funciona regular en este apartado. Mi teoría es que hasta que uno no trabaja Pónoi del grado más elevado al que debe exponerse, no llega a asumir los grados intermedios. Por ejemplo, aunque nos expongamos en invierno al calor, hasta que no llegue el verano, realmente no empieza la verdadera exposición. En mi caso, como la aleatoriedad de las personas que me encuentro en la calle es tremenda, mi malestar es grande, lo que no implica que esto sea peor, simplemente es duro pasar por ello cada vez y esto debería considerarlo gratificante en cuanto a la buena ejecución se refiere.

Día 20 de abril

Hoy se ha ejecutado mis Pónoi conforme a la lista y si todo sigue el curso, mañana podré ultimar y cerrar la semana. También he estado especulando sobre los posibles trabajos a realizar la semana que viene, lo que creo que supondría un pequeño paso para abrir un nuevo subconjunto de Pónoi que dará para seguir avanzando durante un mes más dado su nivel de aspereza.

Día 21 y 22 de abril

En el día 21 al final tuve que posponer un poco el tema porque no encontraba el momento, pero sin más dilación el 22 pude cerrar la semana por partida doble y no solo cumplir con lo que me había propuesto sino que además inicie con el primer trabajo que tenía en mente para la siguiente semana.

1 comentario en «2 meses después: el tiempo pasa muy rápido»

Deja un comentario