Séptima teórica semana: ¿seguimos en racha?

La semana pasada reinicie con fuerza y está aunque parece que ha empezado decayendo un poco creo que es viable seguir activos.

Me acabo de dar cuenta que uno de los puntos «de procrastinación» de hacer seguimiento a este Hypomnemata, es que cuando me toca iniciar una semana, también me toca empezar la escritura con este tipo de reflexiones y no simplemente hacer un registro sencillito como tocaría cualquier otro día. Esto implica que si por cualquier cosa, no me viene bien iniciar con esta escritura un día en concreto, no solo pospongo el registro de ese día, sino de los días sucesivos hasta que por fin escribo esta intro.

Quizá la solución pase, por simplemente empezar a escribir los registros de días y cuando encuentre el hueco en esa semana escribir la introducción

En este caso, la semana empezaba el día 22 de abril, y ya estamos a 25 de abril habiendo sucedido exactamente esto que introduzco. Podría haber escrito perfectamente los breves registros para los tres primeros días, pero quedaron en el aire y ahora simplemente voy a intentar hacer un resumen, mucho menos preciso y recordatorio de lo que me gustaría, dado que han pasado unos breves días. Hubiera sido peor en términos de precisión si la procrastinación hubiera durado semanas o incluso meses, como me ha venido pasando en anteriores registros.

Expectativas de la semana

Después de andar pensando en los últimos días de la semana anterior, creo que ya ha llegado el momento de hacer trabajos que impliquen verdadero contacto con lo rechazado directo. Así que durante este mes de Mayo y lo que queda de abril, mi intención es empezar a escalar en este aspecto.

De momento, se me ocurren tres trabajos simples, pero difíciles al mismo tiempo:

  • Empezar a trabajar, teniendo más contacto con ciertas partes de mi coche que he estado rechazando y evitando en gran medida. Al final, el coche es ese punto de intersección entre lo común que hacemos en el día a día y lo personal sin influencias de terceros. Simple, al estar disponible para mí las 24 horas del día, pero duro, porque me viene el recuerdo de por donde ha pasado en todos estos años que me ha venido acompañando.
  • Empezar a tener contacto con la parte exterior de mi casa, es decir, puertas y demás elementos como el timbre y buzón. Es cierto que uno de los trabajos hasta la fecha era recoger lo que había en el buzón dentro, y esto se torna parecido, pero el tema del timbre, a diferencia del buzón es algo de lo que tengo constancia de quién lo ha tocado (dado que el que toca el timbre lo acabo viendo y puede ser que implique cierto grado de disgusto por las características de mi dolor particular), mientras que el buzón, son al final personas anónimas con las que nunca llego a tener contacto visual.

Días del 22 al 25 de Abril

Como ya comentaba en la anterior semana, el día 22 de abril me inicie con el primer Pónoi que tenía en mente, es decir, tocar esa puerta de la parte de fuera de la casa, la parte que había tenido cierto grado de contacto con terceras partes. No es lo más duro de la semana, pero me enfoco ya pasados tres días en los cuales hasta cierto grado he estado posponiendo mayor esfuerzo del que debiere.

Aunque sí es cierto, que el día 24, hice una primera aproximación a la parte del coche, que ya quiero consolidar el 26 con más ahínco.

Día 26 de Abril

Se entra en el día con poca voluntad y muchas ganas de procrastinar, pero se cierra con un buen Pónoi en toda regla y a expensas de cerrar la semana también con el último esfuerzo, que de lejos será un paso más en la escalera ascendente. La idea es ejecutar probablemente el día 28 de abril, siendo mañana un buen día para ejercitarse un poco en el refuerzo.

Día 27 al 29 de Abril

Estos días se presentan como bastante pausados. Tengo que reconocer que después de haber empezado la semana con buen pie, ahora podría decir que el traspié se ha sufrido. Pero toca remontar. El objetivo es terminar con límite 2 de Mayo la semana al menos habiendo cumplido con las expectativas propuestas y quizá algún extra adicional. El bloque de 3 días obviamente se debe a procrastinación. Nótese de nuevo como dos días ha pasado volando y casi inconscientemente. El tiempo es implacable.

Del 30 de Abril hasta 11 de Mayo

He conseguido resolver y finiquitar con todos los trabajos previstos para esta semana, pero en la siguiente he decidido tomarme unos días de refuerzo y volver a insistir en lo ya trabajado para reiniciar a partir del miércoles 12 de Mayo con nuevas ganas y trabajos. La cosa se pone cuesta arriba y es importante estar preparado al 100% para afrontar las nuevas durezas que implican los Pónoi.

Meditación de la semana

Justamente hoy, mientras escribía las palabras «expectativa de la semana», me ha venido una meditación. ¿Por qué escribir expectativa? No es acaso la destrucción de la expectativa en sí el verdadero propósito de los Pónoi. Las expectativas, es algo que esperamos alcanzar, algo que si alcanzamos, en gran medida lo damos por hecho con toda nuestra visión sobre lo que disponíamos y lo que podíamos alcanzar. La diferencia entre expectativa y deseo a veces es sutil y generalmente depositamos todo el mal o el foco del vicio en el deseo, dejando las expectativas como algo banal y poco dañino para nuestra alma, cuando justamente es al contrario. Las expectativas, son en el fondo, lo que da sentido a los deseos y sin ellas los deseos no son verdaderamente malos. Uno puede desear, algún día, terminar su carrera estudiantil, pero la expectativa de terminar la carrera, es la que marca la diferencia en pensar que tenemos todo a nuestro favor, todo bajo control, para poder cumplir con dicha expectativa, y aquí es donde encontramos el Vicio.

¿Qué ocurre, si durante nuestros primeros años de estudio, sufrimos una enfermedad, nos quedamos sin dinero para pagar los estudios, o simplemente las cosas se complican tanto que terminar la carrera estudiantil no sea viable? Nuestro deseo, terminar la carrera, quizá podría haber sido simplemente un motor o una guía direccional para enfocar nuestro esfuerzo y nuestra dedicación para avanzar en este, lo que pudiéramos llamar objetivo basándonos en un deber (el del estudiante). Pero en cambio, es la expectativa, la que hace verdaderamente leña del árbol caído.

Por eso en adelante, ya no van a ser más «expectativas de la semana». Si no simplemente deberes. ¿Puede que los deberes tengan explícitamente una expectativa? Quizá aquí deberíamos definir mejor el concepto de deber para entender por qué no, pero esto mejor lo dejaré para otro momento.

1 comentario en «Séptima teórica semana: ¿seguimos en racha?»

Deja un comentario