La décima semana: tres en una

Resulta interesante observar que esta es la última semana antes de cumplir 6 meses en la nueva ubicación y apenas llevo 2 meses y medio ejecutando de manera consistente en los Pónoi. Mis expectativas al inicio y a presente, han sido completamente truncadas, aunque en los libretos de motivación siempre dicen que lo ideal es esperar en torno al 50% de los resultados que uno espera.

Como ya planteaba en la meditación sobre las expectativas, tampoco se ve muy claro esto de fijar expectativas e intentar cumplirlas, sino tratar de ejecutar conforme a un rol, prácticamente autoimpuesto y teóricamente inducido por la casuística que me ha llevado hasta aquí.

Deberes de la semana

Con esto y de continuación con la semana anterior, volvemos a fijar nuevos trabajos a ejecutar:

  • Seguimos a vueltas con el último patio de la casa. Una parte en el interior piensa que no es buena idea darle tantas vueltas y es mejor tirar por el camino del medio con todo por delante. Pero podría decir que quedan 2 o incluso 3 pasos todavía para tenerlo plenamente integrado, como si fuera cualquier otra parte del interior de la vivienda. Esta semana vamos a intentar dar un paso más y a ver si se consigue «tomar el territorio» en el mínimo plazo posible. Quizá dé dos pasos seguidos, pero en cierto grado creo que estoy tomando tanto paso como excusa, como para tener más «deberes» para otras semanas de relleno. Un tanto tramposo y una punta demencial.
  • Volviendo a la familiarización con el entorno, ya va tocando empezar a tocar cosas «públicas» que con certeza hayan sido tocadas por otras personas. En el pasado algo por lo que siempre he recurrido y creo que es un buen paso transicional antes de meterme con los pomos de las puertas y otros elementos que en cierto grado, resultan más violentos a su ejercicio (y a mayores en la actualidad, que todavía estamos «en vísperas» de una pandemia mundial), han sido los coches ajenos por fuera. Tendremos que confiar que en el fondo, la transmisión vía contacto físico no es tal ni tan potente si queremos seguir avanzando en los Pónoi como debería.
  • Hay otra cosa que he venido posponiendo hasta hoy, y es si cabe, muy importante de meter el cerrojo para redondear dentro de la vivienda: manipular los cubos de fregado. Por lo general, con estos cubos se limpian cosas desagradables y esa agua que toca las partes del cubo la he estigmatizado semi-inconscientemente. Me resulta interesante ir «depurando» y revisando estas pequeñas manías de manera consciente semana a semana y no dejarme nada de lo que esta a mi alrededor detrás para seguir con el progreso.
  • Finalmente, hay otro tema que es menor y que no tengo claro que se vaya a ejecutar esta semana, pero quizá en las próximas, pero es importante que salga ya a la palestra al menos como algo que pueda darse y no requiera programación (algo muy común en eventos que no se pueden dar de manera repetida). En este caso, cuando compro algo de ropa, tengo que tirarla a lavar antes ponérmela después de ducharme. Voy a dar dos pasos: una es poder manipularla (agarrarla y tocarla) antes de tirarla a lavar, y en un segundo paso en un futuro será ponérmela una vez, antes de tirarla a lavar. Pero el primero es manipularla y ya lo tengo previsto para esta semana.

Tareas adicionales para las semana del 7 al 20

Vista que la semana ha ido un poco lenta, y un pequeño inconveniente en el camino que ha motivado tener que llevar el coche al taller, con la consiguiente perturbación y consiguiente exposición que esto supone, hemos decidido hacer una breve ampliación con un par de objetivos más aparte de la «recuperación» de la situación que el coche ya había alcanzado. Además, tenía una reunión durante la semana que no podía posponer y esto también provocaría cierta variabilidad inesperada que era necesario integrar. Como ya planteaba en días previos, era de esperar que de vez en cuando fuera de necesidad dar un paso atrás, para poner proyección a continuación en dos pasos adelante. Con esto surgen dos nuevos trabajos:

  • Aparte de ya haber dado «el paso» literalmente, descalzo, en el último patio por tomar, ahora toca ya hacer algo de vida en él, poniendo las mesas y comiendo.
  • Otro tema es poder traer comida cocinada de fuera a casa. Nunca ha sido plato de buen gusto y siempre se han hecho argucias para evitar esto. Ahora toca dar el paso y asentarlo
  • Así como la comida, otro aspecto interesante, recae sobre los objetos de larga duración, comprados a pie de calle, como alguna cesta o cualquier otro utensilio. En general, como suele decirse, aquellos objetos que perduren y a los que podamos «acostumbrarnos» más a largo plazo, dada su longevidad. No es lo mismo, pongamos comprar comida en un supermercado, que tiene una vida útil y pasa al olvido tras su consumo, o comprar comida para llevar, que comprar una cesta, que estará encima de la mesa, 24 horas al día, 7 días a la semana.
  • Finalmente, la rehabituación al coche y volver a poner las cosas en su sitio, que ya ha sido comentado con anterioridad.

El objetivo es terminar con esto a lo más tardar, antes del domingo 20, y proceder ya con la siguiente semana a partir del siguiente día.

Días 27 al 1 de Junio

Esta semana ha empezado muy torpe, sin Pónoi ninguno, hasta el día 1 de junio que se han reiniciado con los trabajos. Motivos aparentes ninguno, ¿quizá pura desidia? Cada vez la cuesta se percibe como más hacia arriba, y esto que solo estamos rozando la punta del iceberg. Desde abajo toda montaña se ve más alta de lo que es.

Días 2 de Junio a 3 de Junio

Intentando acelerar un poco el tema, se ha decidido dar el primer salto e iniciarse con el tema del contacto sobre «dominio» público. Con esto tocando algunos «objetos ajenos» como vehículos aparcados. Ahora solo procede empezar a subir por esa lenta escalera que lleva hasta el dominio de todo. Se hace un poco raro tener que estar con este tema más sabiendo que la recomendación de salud, es lavarse las manos a llegar a casa, algo que contrariaría todo el trabajo. Tema muy complejo si cabe, veremos como evoluciona.

Días 4 de Junio a 6 de Junio

Habiendo retrasado un poco la fecha de finalización prevista, terminamos la semana con el último paso con el tema de los cubos de limpieza.

Del 7 al 9 de Junio

Ya se ha procedido a dar el paso y sacar los muebles al patio. También se ha trabajado la rehabituación al coche, pero parcialmente. Ahora con el tema de la reunión, a priori, prevista para el 10 de junio será otro golpe más de rehabituación, que tocará re-trabajar hasta el día 13 según lo previsto.

Cada vez que toca andar dando tumbos, sentándose aquí y allá y luego toca entrar en el coche, en cierto grado, es como si traspasara todo lo que he hecho al coche, al cual tengo que volver en sucesivos días, para «reexponerme» con el consiguiente dolor que esto conlleva. Pudieran parecer mil reexposiciones, y en el fondo lo son. Hay ciertos elementos intermedios en todo este trabajo, que están perpetuamente expuestos por fuerza mayor.

Pero lo más importante de todo esto es poder ejercitar y proponer los Pónoi a tiempo, y que esto sirva de paso, como un trabajo de esfuerzo, en vez de algo a tener que evitar a toda costa. Lo acertado es que, cuanto más se haga a tiempo, más integración se produce. Hay que trabajar lo más rápido posible para que el barco nunca se encalle innecesariamente.

9 al 13 de Junio

Finalmente en la recta final de esta semana, todo giraba en torno a ese evento que comentaba y su consecuente reexposición. Así fue todo y procedió de manera adecuada.

14 al 20 de Junio

La cuestión es que después del 13 de Junio se tenían programadas varias exposiciones las cuales se encontraron varios impedimentos. El principal problema es que si queremos acceder a diferentes ambientes públicos, principalmente tiendas y restaurantes, es de necesidad lo más básico: abrir la puerta de entrada. Y aunque esto parezca una tontería, el tema de abrir por un pomo resulta más duro de lo que aparenta en un cuadro de estas características. Por eso, después de tres intentos de ejercicio en los que vimos que era prácticamente imposible a acceder a ningún sitio, dado que o bien por activa o por pasiva, todo tenía este requisito, ha hecho en gran medida, tener que hacer algunas sesiones de replanteo, perder una semana sin hacer nada de progreso y volver a poner las miras en la semana del 21 al 28 con vistas a dar un paso adelante y empezar a plantearse el cómo poder abrir las puertas (aunque sea con alguna artimaña sencilla) y poder volver a dar paso a estos Pónoi fallidos sin ejercitar.

Y con esto cerramos este proceso tan turbulento de tres semanas en total.

1 comentario en «La décima semana: tres en una»

Deja un comentario